Es el sueño de todo brasilero, pero son pocos quienes pueden costear su estadía. El grupo de islas de origen volcánico se encuentra a unos 350 Km. de distancia del continente y se compone de 21 pequeñas islas.

Sólo la isla grande tiene alrededor de 3000 habitantes. Al aterrizar se reconocen dos cerros de forma extraña y la altura máxima es el Morro de Pico con 320 m. Lejos de las playas paradisiacas la isla ofrece sobre todo una gran oportunidad de observar diferentes especies de animales en su hábitat natural.

Las playas son las más virgenes que he visto en mi vida, la naturaleza esta especialmente viva

Surfeamos con tortugas, los tiburones pequeños llegan hasta la orilla de la playa y los delfines nadan alrededor de los barcos. Es por esta razón que la UNESCO nombró a Fernando de Noronha como reserva natural mundial.

Ha sido una experiencia increible, es uno de esos sitios que nunca olvidare y a los que si no fuera por que ibamos a competir no hubiera ido nunca, por su dificil acceso y elevado coste.

Os dejo esta pequeño BLOG como episodio de “Meanwhile in the 7 islands” este fin de mes, nos vemos en la próxima😉

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *